Sobre Mari Carmen

Mi nombre es Mari Carmen, y como dice mi amiga Íciar, el resumen de mi historia es que vine a Fuerteventura a un retiro y me quedé.  No fue así literalmente, pero casi. Ahora te cuento un poco más.

Desde pequeña el deporte siempre ha formado parte de mi vida, la bicicleta de montaña y la natación desde jovencita y el triatlón en los últimos años. Formar parte del equipo de triatlón Tri-4.40 ha sido mi pasión los últimos 10 años. Me encantaba competir, a nivel amateur y a mi ritmo claro, pero lo que me gustaba no era cruzar la meta, que también, sino todo lo que tenía que superar para llegar a esa competición: el compromiso, la tenacidad y la confianza que tenía que depositar en mí para entrenar cada día. Esa unión entre cuerpo, mente y corazón que te permite superar obstáculos y buscar cada vez retos más exigentes.

En noviembre de 2022 me apunté a un Retiro Soul&Surf con Icíar Shánchez. Lo que me llamó a apuntarme a ese encuentro en un principio fue el surf, la isla, y el clima. No conocía el surf, pero quería probarlo algún día. No conocía la isla, pero cada año viajaba a Lanzarote a practicar deporte y esa isla me tenía enamorada. El clima si lo conocía, de Lanzarote, y en noviembre el clima era ideal para una friolera como yo.

Un deporte nuevo, una isla nueva, con buen tiempo, playa, montaña y gente nueva… sonaba a viaje de ensueño. Además, de otras actividades como yoga, meditación y otros talleres y herramientas de desarrollo de conciencia que no conocía, pero ¿porque no probar? Llevaba inmersa en una crisis personal desde el 2021 por diferentes retos que la vida me había puesto y estaba abierta a nuevas experiencias y éste viaje me pareció una fantástica opción. El resultado fue transformador. Allí encontré mucho más que un viaje, mucho más que deporte, y mucho más que herramientas, allí me encontré a mí.

Es difícil describir en palabras lo que mi cuerpo, mi mente y mi alma vivieron, pero te lo puedo describir en hechos y es que actualmente estoy viviendo en la isla. Imagínate si fue transformador para mí que, en enero del 2023, dejaba mi vida en la Península para empezar de nuevo en Fuerteventura, sólo conmigo.

Estar fuera de la zona de confort, en contacto directo con la naturaleza, con el deporte, con la energía de la isla, con gente desconocida, ahora ya amigos, con nuevas herramientas... apagó mi mente y conectó mi corazón. Y con él todo lo que no me había escuchado, todo lo que no me había querido y todas las emociones que había reprimido. Reconocí dentro de mí todo lo que estaba buscando fuera. El amor, la alegría, la calma, la ternura, la locura, el disfrute, pero sobre todo ¡las ganas de vivir! Y me hizo cuestionar todos los aspectos de mi vida.

Estoy segura que la llamada a ese viaje no fue casualidad, que la vida me estaba retando y transformarlo en aprendizaje solo dependía de mí y estaba preparada para ello.

No ha sido un cambio fácil, he dejado atrás personas y situaciones a las que quiero mucho y que mi mente creía que serían para toda la vida, y aunque fue mi elección, soltar eso duele, pero sentía desde lo más profundo del corazón la necesidad de vivir esta experiencia.

Tras varios meses en la isla, retomé el deporte y mi pasión por el ciclismo. Cuando me subo a la bici me siento libre, fuerte y feliz. Me desconecta del mundo y me conecta conmigo misma, es como si me transportara a un mundo paralelo, donde no necesito nada mas que esa sensación de abundancia y disfrute. Y para compartirlo con otras personas que sienten esa misma sensación nació el proyecto Explora y Pedalea. 

 

¡Hey! Utilizamos cookies, pero tranquila son sin azúcar! El cuerpo es nuestro templo y tenemos que cuidarlo. Entonces, aunque no podrás disfrutar de un dulce bocado, nuestras cookies nos ayudan a mejorar tu experiencia en el sitio. ¿Estás de acuerdo con esto? Genial, simplemente haz clic en 'Aceptar' y sigue navegando por la web. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.